Bermuda

La joya del Atlántico

Iyna Bort Caruso

Bermuda es destino de élite. Apacible, tradicional, sin alardes de grandeza. Una isla que elude los flashes. La vida en la senda rápida es un collar de scooters y bicicletas, no limusinas.

Con ingresos per cápita entre los más altos del mundo, los residentes de Bermuda tienen un envidiable nivel de vida, sin impuesto a la renta, a las ganancias de capital ni a la venta. Su cultura es una fusión del legado africano y de la historia colonial británica que se manifiesta en los jueces con empolvadas pelucas y los típicos policías de tránsito.

La joya del Atlántico está a dos horas de vuelo de la mayoría de las principales ciudades de la Costa Este de los Estados Unidos. Aunque se trata de una isla pequeña de apenas 21 millas cuadradas de superficie, su famosa faja costera de arenas rosadas se extiende a lo largo de 75 millas.

La arquitectura de Bermuda ha evolucionado en los últimos cuatro siglos, y sin embargo sigue caracterizándose por sus construcciones bajas, sus paredes de piedra pintadas de colores pastel, sus techos a la cal escalonados y sus postigos de madera. Algunos sostienen que ese estilo arquitectónico es la única expresión genuina del arte autóctono de la isla. Hasta en las fincas modernas se honra el diseño nativo.

La colonia de expatriados está formada en su mayoría por estadounidenses, canadienses y británicos. Quienes poseen propiedades típicamente tienen vínculos comerciales o familiares, aunque adquirir una casa no es tarea simple. El gobierno impone restricciones a los compradores de otros países, dividiendo el mercado en propiedades que solo pueden ser adquiridas por ciudadanos o residentes permanentes de Bermuda, y propiedades disponibles para inversores extranjeros, que en general son lujosas residencias de altísimo valor. 

Bermuda está dividida en nueve distritos administrativos o "parroquiales". Hamilton, la capital, es ciudad-puerto y centro neurálgico de los negocios y las finanzas. Restaurantes, tiendas y galerías de arte bordean Front Street, la avenida principal de Hamilton. La Costa Sur es una zona de acantilados de piedra caliza que ostenta algunas de las playas más populares de la isla. St. George, Patrimonio Mundial de UNESCO, es la más antigua ciudad continuamente habitada de origen inglés del Nuevo Mundo, con una arquitectura colonial que se remonta al siglo XVII. Hay una exclusiva península del distrito parroquial llamada Tucker’s Town. Sin embargo, entre los pobladores del lugar es más conocida como la Hilera de los multimillonarios.