Islas ABC

Vivir en las Islas ABC

Iyna Bort Caruso

Aruba, Bonaire y Curazao, también conocidas como las “Islas ABC,” se encuentran frente a las costas de Venezuela.

Las tres islas forman parte del Reino de los Países Bajos y sus culturas se combinan con el legado de las Indias Occidentales. Si bien el neerlandés es el idioma oficial, también se usan ampliamente el inglés y una lengua autóctona llamada papiamentu.

Aruba, junto con Curazao, es autónoma y tiene su propio parlamento y primer ministro. Situada a 15 millas de la costa de Venezuela, tiene 20 millas de longitud por 6 millas de ancho, y el Parque Nacional Arikok ocupa el 20% de su territorio. Aruba recibe vuelos directos desde muchas ciudades de los Estados Unidos y capitales de diversos países. Buena parte de los compradores de residencias de vacaciones son estadounidenses, holandeses y venezolanos que vienen atraídos por las playas de blancas arenas y el clima seco y soleado. La ciudad de Oranjestad, capital y principal puerto de cruceros, despliega gran vitalidad con sus casinos, restaurantes, mercados y campos de golf cercanos. Muchas de las mejores playas se encuentran a lo largo de esa costa. Malmok, situada en el extremo noroccidental, alberga algunas de las más lujosas propiedades de la isla. Las villas de esta zona pueden estar enclavadas en terrenos de generosas dimensiones, algunas de estas en barrios privados con vistas al océano y a un campo de golf. La cercana Palm Beach es considerada una de las mejores playas de la isla.

Curazao es la mayor y más poblada de las islas ABC. Su nivel de vida está entre los más altos del Caribe debido a una economía basada en la refinería del petróleo, los servicios financieros y el turismo. La población de Curazao es de aproximadamente 150.000 habitantes provenientes de más de 40 países. Las construcciones pintadas de anaranjado, rosa, verde y amarillo son la característica inconfundible de la ciudad capital de Willemstad, declarada Patrimonio Mundial de UNESCO por su singular arquitectura. Las zonas cercanas a Willemstad y al mar son las más codiciadas por los compradores de propiedades. Más allá de la ciudad, Curazao ostenta una cadena de grutas, exótica vida silvestre y playas populares para quienes hacen buceo, en especial a lo largo de la costa oeste.

A diferencia de Aruba y Curazao, Bonaire no es autónoma sino con status de municipio especial sujeto a las leyes de Holanda. Es la de más bajo perfil de las tres, y atrae a la gente por su vida al aire libre, en especial las actividades submarinas. Los buceadores llegan aquí de todas partes del mundo. La isla está rodeada de arrecifes, y también de algunos restos de naufragios. La totalidad de la costa de Bonaire ha sido designada santuario marino. Siempre hay demanda de propiedades frente al mar, en especial en barrios de la costa oeste tales como Kralendijk, Sabadeco y Belnem.

No hay restricción alguna para la compra de propiedades por parte de personas de otros países. Hay dos modalidades de propiedad en las Islas ABC: vitalicia, o bien concesión de tierras por la cual el gobierno arrienda las tierras, típicamente por un plazo renovable de 60 años.