Vietnam

Vivir en Vietnam

Iyna Bort Caruso

Los mayores ingresos y poder adquisitivo, y la creciente urbanización, hacen que Vietnam esté comenzando a marcar presencia en el mapa de turistas e inversores. Algunos consideran sus centros turísticos costeros como la Phuket o Bali del futuro.

Vietnam es un país geográficamente bien diferenciado. Mientras que en el norte predominan las tierras altas, el paisaje del sur se caracteriza por montañas, espesas selvas y tierras bajas a lo largo de la costa. Las diferencias topográficas determinan variaciones el clima.

Se trata de una nación densamente poblada de unos 93 millones de habitantes, cada vez más abierta a las nuevas tendencias reformistas en materia de negocios y propiedades. A los compradores del exterior no se les permite acceder a la propiedad de la tierra, que es regulada por el estado, sino solo arrendarla. No obstante, se está flexibilizando la normativa en la materia, a fin de facilitar la adquisición de propiedades residenciales por períodos más prolongados y ofrecer más opciones a los ciudadanos de otros países.

La ciudad capital de Hanói, enclavada en el corazón del delta del río Rojo, ha sido por siglos cuna de las dinastías vietnamitas. La influencia del período colonial francés, que coexiste con la tradición local, se aprecia en las amplias avenidas, las pagodas y los edificios con fachadas de estilos Belle Époque y art déco.

La antigua Saigón, hoy Ho Chi Minh, es la mayor ciudad de Vietnam. Como ocurre en Hanói, se observan vestigios de la arquitectura de estilo francés junto a construcciones vietnamitas tradicionales y modernos rascacielos. El Distrito 1 constituye el centro neurálgico de las finanzas y el comercio. Aquí también hay puntos de interés histórico, lugares de esparcimiento y algunas sedes de representaciones diplomáticas. Los apartamentos y penthouses de lujo con terminaciones y amenidades de estilo occidental atraen a una comunidad de expatriados.

Vietnam ostenta más de 2.000 millas de costa. La ciudad-puerto de Da Nang es un importante centro turístico que promueve la actividad comercial y apunta al crecimiento sostenible. Los suntuosos condominios y villas frente a la playa con piscinas de borde infinito dan al Mar del Sur de China. El renovado y ampliado aeropuerto internacional de Da Nang ofrece vuelos frecuentes a importantes destinos asiáticos tales como Seúl, Singapur, Hong Kong, Kuala Lumpur y Malasia. Los espléndidos campos de golf, 19 millas de playas de blancas arenas y fácil acceso por carretera a tres lugares designados Patrimonio Mundial de UNESCO hacen de este relativamente recién llegado a la escena del turismo asiático un país a tener muy en cuenta.